viernes, 14 de septiembre de 2012

¿Corazón de piedra?


Señor, quita de mí el corazón cerrado,
un corazón que pone llave a lo que pasa dentro
con el pretexto de que sólo él entiende lo que le pasa y nadie más...

Quita de mí el corazón enredado que vive dando vueltas sobre sí mismo...

Quita de mí el corazón lleno de espinas que vive siempre a la defensiva...

Quita de mí Señor, el corazón guardado, un corazón sin uso
que no termina de entregarse,  que se vive cuidando de tener afectos,
de solidarizarse, de amar de más y de ser amado de menos.
Un corazón guardado a veces para una supuesta ocasión que nunca llega,
un corazón enamorado de sí mismo...

Quita de mí el corazón víctima que considera que todos lo han herido,
que no le queda sino estarse sólo con él, todos le están en deuda...
Quita de mí  Señor, el corazón empachado de sí mismo
que harta a los demás hablando de sí, o a veces un corazón inalcanzable
que siempre todos tienen que ir hacia él y nunca baja a los demás.
Un corazón narciso que se pasa la vida contemplándose a sí mismo,
ególatra, autosuficiente que necesita de los demás para sentirse admirado.
Que de los otros ama sus aplausos no a la persona,
ama a los que piensen bien de él...

Quita de mí el corazón dividido, disperso, desordenado,
desprovisto de la capacidad de elegir...Acá entra la sensualidad,
lo que entra por los sentidos, la calle, la televisión, internet,
esto que hace que el corazón esté esclavo,
que ha asentado la vida en la arena movediza de la dispersión,
que por esto mismo está descentrado que le falta el hogar interior.
Un corazón que se ha vuelto ciego...

Quita de mí el corazón implacable, inmisericorde, que no se perdona nada,
que vive a presión, que no sabe disfrutar.
Un corazón ícaro que vive persiguiendo un ideal que es inalcanzable,
vive frustrándose porque no tiene la humildad de reconocer que no todo lo puede...

Quita de mí Señor, el corazón enfermo de apariencia,
abrumado de la necesidad de contentar a los otros,
un corazón enfermo de "tener que" y no poder disfrutar...

Quita de mí un corazón atrincherado en su capilla interior,
demasiado ocupado en la propia santidad,
un corazón que ama a la humanidad pero no soporta a los hombres...

Quita de mí Señor, el corazón de piedra...
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario