domingo, 23 de septiembre de 2012

Érase una vez...

Remontándonos un poco más a los orígenes, en el año 1883, un grupo de Agustinas Terciarias del Beaterio de Barcelona, nos mostraron su audaz y voluntaria respuesta a una necesidad concreta de la Iglesia, asumiendo con ejemplar disponibilidad las misiones en el Archipiélago Filipino, para encargarse de la educación de las niñas huérfanas a causa de la peste del cólera.
Unos años después, en 1890, Querubina, Mónica y Clara, se equiparon de incondicional disponibilidad y abandonaron su apacible retiro del Beaterio, para fundar un noviciado en Madrid con la finalidad principal de formar religiosas para ser enviadas como misioneras a Filipinas y poder dar atención a las huérfanas. 
Es así como nace la Congregación de Agustinas Misioneras cuando dicha comunidad, que además de la formación atendía un orfanato de niñas en aquel mismo lugar, fue canónicamente constituida, el día 6 de mayo de 1890. 
Somos una Congregación de vida apostólica. Profesamos seguir a Cristo en castidad, pobreza y obediencia, según la espiritualidad de San Agustín, expresada principalmente en la Regla y en nuestras Constituciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario