sábado, 24 de noviembre de 2012

Sentir la llamada de Dios


Sentir la llamada de Dios no es algo reservado a los santos, a los religiosos o para unos pocos privilegiados. 
Todas las mujeres y hombres somos igual de preciosos a los ojos de Dios. Para todos nosotros tiene una palabra personal. Cada uno según sus capacidades y circunstancias. Cada uno de nosotros formamos parte de su plan de salvación y continuamente nos invita a participar de él.  
Antes de formarte en el vientre te conocí; antes que salieras del seno te consagré, te constituí profeta de las naciones. 
Yo dije: ¡Ah Señor, mira que no se hablar, pues soy un niño! 
Y el Señor me respondió: No digas: “Soy un niño”, porque irás adonde yo te envíe y dirás todo lo que yo te ordene. No les tengas miedo, pues yo estoy contigo para librarte, oráculo del Señor 
(Jr 1,5-8)

No hay comentarios:

Publicar un comentario